Sorprendente resolución de 46MP. Impresionante fidelidad del color y gradación tonal

¿No importan los megapíxeles?

Las cámaras digitales de hoy ya han alcanzado impresionantes números de píxel. Las cifras parecen suficientes para generar imágenes de alta resolución, e incluso para soportar el escrutinio en las grandes impresiones. Un caso muy comentado a menudo es que la guerra de megapíxeles no tiene sentido porque las cámaras digitales ya tienen suficientes.

Se demanda más apoyo a la comprensión de que la resolución no se determina por la cantidad de píxeles solamente. En una fotografía, la resolución también depende de las interacciones entre muchos otros factores, incluyendo las características del objetivo, la respuesta del filtro de paso bajo, la reducción del ruido y el procesamiento de los parámetros de contraste y nitidez.

Por sí mismo, elevando el número de píxeles no se traduce necesariamente en una mejora apreciable en la calidad de la imagen.

Tenga en cuenta la imagen del sensor directo de 14MP utilizado en la Sigma SD15 y DP1/DP2. A pesar de tener un valor nominal de 4.600.000 (cifra para el número de píxeles), este sensor produce imágenes que son ampliamente reconocidas por proporcionar una excelente resolución.

Cuando la resolución y el realismo se encuentran

Aun así, Sigma piensa que aumentar el número de píxeles es deseable y necesario para lograr la entrega de imágenes más naturales. En las cámaras digitales, el límite de la resolución está determinado por distancia entre píxeles (pixel pitch). Cuando un cierto nivel de detalle (frecuencia espacial) se supera en un objeto de destino, la cámara de repente pierde toda capacidad para resolverlo. Este fenómeno es una razón por la que las fotos que incluyen detalles finos pueden acabar pareciendo antinaturales.

A modo de ejemplo, digamos que está fotografiando un paisaje con la hierba en el primer plano y las montañas en el fondo. Las láminas delgadas y muy juntas de la hierba se resuelven correctamente por el sensor en algunas áreas, pero supera el límite de la resolución en otras. Por otra parte, las aristas y superficies de las montañas en la distancia tienen una baja frecuencia espacial suficiente como para ser resueltas correctamente en todas las partes. En otras palabras, el primer plano parece parcialmente borroso contra un fondo distante nítido. Un observador humano llevaría un registro de lo contrario: las hojas bien definidas de la hierba cercana, y las montañas en la brumosa lejanía.

Este límite de resolución, que puede estar en contradicción con el sistema visual humano, es un hecho inevitable de la física. Pero Sigma considera que la innovación puede hacer que el problema sea tan imperceptible que realmente puede perseguir y alcanzar la representación de imagen más natural.

Si es así, podemos aspirar a ser capaces de tomar imágenes que se ven mínimamente afectadas por la ampliación, y que mantengan un ambiente de tres dimensiones, incluso cuando se ve en pequeños tamaños.

La persecución de la alta resolución es que no vale la pena ganar la guerra de píxeles ni siquiera para hacer impresiones de gran formato. Por el contrario, Sigma considera que es necesaria para lograr resultados fotográficos más naturales.

30MP equivalentes a“calidad de imagen emocional“

El sensor de 46MP de imagen directa de la SD1 es un avance que triplica la resolución de 14MP del sensor utilizado en las cámaras Sigma hasta ahora, manteniendo la“calidad de imagen emocional“ que es único a un sistema de captura a< todo color.

Hemos ampliado el tamaño del sensor a APS-C (1,5 veces la longitud focal equivalente), mientras que hemos reducido el tamaño del píxel, por lo tanto aumentamos drásticamente el número de píxeles a 46MP (4.800 x 3.200 x 3).

La resolución de luminancia de este sensor es, de hecho, la equivalente a la de un sensor de 30MP CFA, medida por la carta BN de resolución gráfica utilizada en las pruebas convencionales de resolución de las cámaras digitales.

Con una resolución de crominancia libre de filtro de paso bajo e interpolación de color, Sigma da un salto audaz hacia el ideal, mejorando aún más las ventajas de un sensor de imagen directa. En términos de tecnología y calidad de imagen, esto representa un avance significativo.

Ahora sí que es un sensor de imagen para todos los que alguna vez ha soñado con un avance que puede ofrecer la máxima calidad de imagen en las cámaras digitales.

Acerca de la generación llamada “Merrill”
El sensor de imagen directa Foveon X3® utiliza la tecnología desarrollada originalmente por el fallecido Merrill Dick (1949-2008), un brillante ingeniero y fotógrafo con talento. Este sistema de captura de imágenes revolucionario refleja tanto la parte artística como la tecnológica de la personalidad de Merrill. Demostrando la pasión de Sigma por la fotografía y en honor al genio Dick Merrill, hemos denominado la última generación del sensor, Foveon X3® Merrill.

PRINCIPIOS

FILOSOFÍA

AUTENTICIDAD

TECNOLOGIA

GALERÍA

DESCARGAR